jueves, 13 de diciembre de 2012

La reconexión de los Tiempos



Los grandes cambios se están dando ahora . Después del 21 de diciembre , todo se va a ir dando en forma gradual , pues recién se entra en el amanecer de 5125 años
para después entrar en un período de 5125 años del día y después 5125 de mediodía o sea, los grandes cambios se han estado dando ahora, lo que va a pasar el 21 de diciembre es que va a disminuir la tensión que existe sobre los guerreros de la luz y toda la humanidad, pues las entidades negativas que tienen poder y obra sobre este mundo obscuro y confuso están tratando de deprimir enfermar etc, etc, a los guerreros de la luz y toda la humanidad para que la Tierra vaya a la autodestrucción pero después de ese día se revierte esa tensión sobre los seres humanos pues ya no habrán logrado su objetivo y ahí empezará gradualmente por la toma de conciencia lograda, por la masa crítica necesaria, a obrar los seres humanos para utilizar energías libres que no perjudiquen la Tierra, que no perjudiquen a los seres humanos, pero los cambios van a ser graduales en donde se va a respetar la Madre Tierra y toda forma de vida
Imagínense si se diera la reconexión de los tiempos y todo se diera de golpe en ese momento, el ser humano ni ningún habitante de esta Tierra, ni la Tierra misma, tendría un período para poder adaptarse a ello, así como pasa por ejemplo cuando se pasa a otra dimensión en el triangulo de las bermudas por accidente, y no se daría un proceso de depuración ni de toma de conciencia y los cambios genéticos se darían de golpe, es imposible todo ello así, hace años que la Tierra y los seres humanos, todos los habitantes de la Tierra, se están preparando para este salto de tercera a cuarta dimensión física en el proceso de la reconexión de los tiempos
La Madre Tierra está pasando por el canal del parto (el agujero de gusano) y esto lleva mucho movimiento, ¡¡¡¡ así que a irradiar con toda intensidad para mitigar aliviar y transmutar todo tipo de negatividad y hecho está!!!!!

sábado, 8 de diciembre de 2012

La Estrella de Belén- Sixto Paz Wells




 Sección: Anales del Registro Askásico
por Sixto Paz Wells

"Nacido, pues Jesús en Belén de Judá en los días del rey Herodes,
llegaron del Oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde esta el rey de los Judíos que acaba de nacer? Porque hemos visto su estrella al oriente y venimos a adorarle" (Mateo 2,1-3)
"Después de haber oído al rey, se fueron, y la estrella que habían visto en Oriente les precedía, hasta que vino a pararse encima del lugar donde estaba el niño. Al ver la estrella sintieron grandísimo gozo, y llegando a la casa, vieron al niño con María, su madre...".(Mateo 2,9-11)

Era la tercera semana del mes de Marzo del año 7 antes de nuestra 
Era en la región de Judea. Empezaba a calentar el ambiente, y ya los pastores sacaban su ganado de noche aprovechando el alejamiento de los fríos invernales. Hacía tan solo unas horas que toda una familia se había refugiado al amparo de una gruta utilizada para resguardar el ganado del viento. El jefe de familia era un hombre anciano. Un Ebanista residente en una pequeña población de la Galilea donde la mayoría de las personas pertenecían a la secta de los Esenios. Ella, la madre gestante, era tan solo una adolescente.
Acababa de cumplir sus catorce años y ya estaba esperando un hijo cuya concepción estaría envuelta en el misterio para todos, pero no para ella que había aceptado ser fecundada a distancia por una insólita luz. Los demás eran los hijos del primer matrimonio de aquel patriarca viudo, que había aceptado, propiamente había sido
obligado, a desposarse con la joven por indicación de los sacerdotes del templo de Jerusalén, que con ello deseaban tan solo protegerla, en lo posible, de su propio destino. Ellos sabían que aquella virgen había sido predestinada para una gran misión. Sus primeros años en el templo, donde había sido dejada por sus padres para el servicio,
habían sido acompañados por toda suerte de hechos prodigiosos a su alrededor: esferas luminosas, proyecciones de seres de luz, levitación, visiones, etc.
El cansancio y los dolores de parto se estaban intensificando lo que había apurado a aquel pequeño grupo emparentado por las circunstancias, a buscar refugio para recuperar fuerzas. El haberse detenido les había impedido alcanzar la cercana población de Belén,
cuna del Rey David. La noche ya estaba cayendo y era peligroso continuar angustiado por los requerimientos de atención de la joven, el anciano carpintero José, como era su nombre, envió a algunos de sus hijos a buscar una partera a Belén. Paso un largo rato y como no volvían, la urgencia lo hizo que enviara al resto para acelerar la llegada de la comadrona. Se quedó así solo con la parturienta, solo para ser testigo de eventos extraordinarios... En su desesperación, aquel hombre justo que había tenido que soportar todo tipo de habladurías y hasta el juicio de los sacerdotes por hacer caso a una visión en sueños donde se le pidió aceptar un Plan Superior en torno a la extraña concepción, salió afuera de la cueva y se puso a mirar a la distancia, y luego, ligeramente más relajado, al cielo. Allí contemplo la presencia de un hermoso lucero en el luminoso cielo estrellado. Pero éste lucero no se mantuvo quieto, sino que empezó a hacer toda suerte de movimientos en zig-zag; y luego se colocó en la vertical donde él se encontraba, empezando a descender vertiginosamente acompañado de una explosión, liberando un extraño vapor a manera de niebla, transformándose rápidamente en una nube, pero clara y brillante.
La caída de aquel cuerpo celeste fue demasiado para el anciano que huyó sin rumbo fijo, alejándose del lugar, llegando precipitadamente a unas colinas cercanas donde había divisado un fuego encendido. Allí se encontraban un grupo de pastores cerca de sus animales. En su angustia ni siquiera se presentó, sólo quería llamar su atención para que vieran como la nube había descendido
sobre el improvisado albergue de la gruta. Aún no había recuperado el aliento ni se había calmado del primer susto cuando al hablarles a gritos a aquel grupo de hombres rudos, observó que las flamas del fuego estaban quietas, el viento se había calmado, los pastores estaban estáticos, inmóviles y el ganado tenía la hierba en la boca
pero no la estaba comiendo ni se movía. Era como si el tiempo se hubiese detenido para dar cabida a una nueva realidad, la de la esperanza. Se había formado un portal hacia la cuarta dimensión. En ese instante era como si el universo hubiese descendido en la Tierra como comprimiéndose sobre su cabeza y dejando a continuación solo una ventana hacia la nada o hacia el todo. El susto fue mayúsculo para el anciano José que inmediatamente recordó haber dejado sola a Myriam, tal era el nombre de aquella joven y delgada mujer. Por lo que volvió por donde había venido tan rápido como se
lo permitían sus cansadas piernas. Al irse acercando pudo contemplar como de la nube que se mantenía como a unos diez metros por encima del suelo, pero cubriendo la mayor parte de la cueva, descendió un haz de luz azul brillante y a través de él, bajaron tres seres luminosos de apariencia humana, pero muy altos en comparación de los extranjeros que solían venir por los caminos de aquella provincia romana. Aquellos hombres de resplandecientes túnicas blancas se dirigieron directamente hacia el interior de la cueva, y José, venciendo sus miedos, fue detrás de ellos. Dentro 
estaba Myriam acostada sobre la paja que servía de granero al ganado. Ella recibió con expectación y alivio a aquellos enviados del cielo. La carga de la responsabilidad y de la incomprensión de los
demás a lo largo de los meses después de que se conoció su embarazo habían sido insufribles. Pero ella confiaba de que llegado el momento sería reconfortada. El mismo nacimiento de Myriam había sido preparado desde lo Alto, al ser ella hija de padres estériles, fueron estos aleccionados por los visitantes del cielo, advirtiéndoles de la importancia de quien sería su hija.
Dos de los luminosos seres se colocaron a los lados de la joven, mientras que el del medio se mantuvo frente a ella.
Inmediatamente los tres visitantes se inclinaron ante ella en señal de respeto y reconocimiento de su persona y su sacrificio. Ella estaba representando y a la vez encarnando a la nueva mujer, a la nueva Tierra, a la madre cósmica. Ya no era Raquel la estéril, era ahora Myriam la Virgen. Aquellos que se encontraban en los
laterales extendieron sus manos a cierta distancia por encima del vientre de Myriam, mientras que aquel que se encontraba al frente lo descubrió respetuosamente. Luego alzó sus manos, juntando las palmas y separando los dedos. En ese momento una poderosa energía a manera de esfera de luz se concentró entre las manos y al
descender con ellas hacia la joven postrada, efectuó una cesárea totalmente aséptica, extrayendo del interior de la madre al niño predestinado; cortando de inmediato con la misma energía movilizada el cordón umbilical y procediendo de inmediato a limpiarlo para depositarlo luego en los brazos de la madre. Luego, aquel que llevó a cabo la operación selló la herida con la luz, de tal manera que Myriam, la virgen del templo fue virgen antes, durante y después del parto.
Fueron entonces estos seres estelares los primeros en rendirle homenaje a aquel que teniendo el mismo nivel que ellos, llegaría a ser más que ellos. Pasaron dos años en que la familia debido al portento vivenciado en el lugar se había radicado en Belén. Fue entonces que llegaron a Judea los llamados magos de oriente, miembros de una secreta orden mundial positiva conocida como la Hermandad Blanca de los Retiros Interiores. Ellos venían siguiendo una misteriosa estrella, que no era otra cosa que una nave portadora de los mensajeros del cielo, de los ángeles de antiguo, la que terminó deteniéndose sobre el lugar donde la familia
vivía. Hasta allí fueron aquellos hombres santos que habían partido hacía dos años desde Mesopotamia después de haber realizado toda suerte de cálculos astrológicos. Venían trayéndole al niño objetos
que le habían pertenecido en su vida anterior, los cuales él pequeño Yeshua, tal era su nombre, pudo reconocer sin dificultad de entre otros más atractivos. Fue suficiente los cálculos y las sincronías para saber que él era el enviado, el liberador, el Mesías esperado; aquel ungido desde antiguo para sacar a la humanidad del único original pecado que la humanidad arrastra, que es la ignorancia. Los Magos Maestros a continuación entregaron a la
familia recursos económicos para que se pudieran radicar en Egipto durante algunos años, para preservar así la vida del niño. Después de esto, alabaron a Dios y se regresaron por otro camino concientes de que se había iniciado un Tiempo Nuevo lleno de esperanza, y que
algún día la humanidad lo entendería y asumiría el reto de su propia cristificación.
La familia abandonó sigilosamente Belén y la provincia,
trasladándose a Alejandría en Egipto, ubicándose al lado de los esenios alejandrinos conocidos como los terapeutas, donde permanecieron hasta que el niño cumplió los cinco años de edad, considerando entonces el momento de volver y estableciéndose por espacio de un año en una tienda de beduinos al lado del monasterio de Qúmram a orillas del Mar Muerto. En aquel desértico y místico
lugar, el pequeño niño crecía día a día en bondad y en sabiduría...
Los Esenios fueron una secta Sadoquita donde se priorizaba el celibato, pero había como una tercera orden dentro de ella, que estaba compuesta por matrimonios, mayormente ubicados en la localidad de lo que hoy es Nazareth, tal como se desprende de algunos de los rollos de la Comunidad encontrados en Qúmram. En
la casa taller de José en Nazareth hay un baño ritual esenio.
El planeta Tierra había sufrido hace miles de millones de años (mucho tiempo antes de la existencia de los dinosaurios) impactos de lluvia meteórica que extinguieron la vida en ella transformándolo
en un lugar estéril; por ello fue escogido junto con otros siete planetas por las Jerarquías del Cosmos para incluirla en un proyecto mediante el cual, viajando a través del tiempo y el espacio, se llegó a éste mundo antes de que muriera, y se le dio una segunda oportunidad, creando a su alrededor un tiempo paradójico y alternativo. Imaginémonos por un instante que el tiempo en el universo es como una espiral ascendente, y que en una de las curvas de la espiral se genera un círculo adicional y tangencial. Al final de un ciclo cósmico se estaría esperando que con la supervivencia de la humanidad a su adolescencia espiritual, se produzca la reconexión, de tal manera que haya "un final de los
tiempos ", conectándose definitivamente el tiempo alternativo con el Real tiempo del Universo. Entonces será como si nunca no hubiese sido.
Vivimos en un universo material de siete dimensiones, por lo cual poseemos siete cuerpos para actuar en aquellas dimensiones.
La mayoría de los individuos que habitan nuestro mundo son seres de 3,3 lo cual significa que se mueven dentro de la tercera dimensión con sus tres primeros vehículos: el cuerpo físico, el astral y el mental inferior que es el carácter y la personalidad. Pero Jesús era un 3,6 habiendo llegado ha desarrollar en vidas anteriores su
conciencia espiritual que es el 6. Mientras que los extraterrestres que nos visitan son seres de 4,4 esto es, que se mueven en una cuarta dimensión viajando a través del tiempo y del espacio, y con una conciencia de su potencial psíquico. Los que asistieron el nacimiento del Maestro Jesús eran 6,6. Después de su resurrección,
Jesús pasó ha ser 4,7 nivel éste de séptima que nadie había alcanzado hasta ese momento, abriendo la puerta a realizaciones mayores de la propia humanidad.
Hace miles de años un grupo de extraterrestres descendieron en la Tierra, precisamente en el Desierto del Gobi en la Mongolia, y allí fundaron Shamballa, la capital del mundo subterráneo, y se constituyeron en la Gran Hermandad Blanca de los Retiros Interiores, como guardianes del conocimiento oculto de la historia
real de la humanidad, siendo reemplazados con el tiempo por terrestres de gran calidad espiritual.

Yeshua ben Joseph no era un extraterrestre sino un terrestreextra,
que es diferente.

martes, 27 de noviembre de 2012

Recopilación reflexiones de Francisco Sosa Mandujano



Hermanas y hermanos en la Luz.
Con esto estoy dando inicio a una nueva serie.
Son reflexiones de un aprendiz.
Un fuerte abrazo en la Luz del Maestro Jesús.
Francisco.
Link Archivo:
REFLEXIONANDO (1)- Francisco Sosa Mandujano.doc
____________________________________
Hermanas y hermanos en la Luz.
En homenaje al aniversario de Tell-Elam e Israel, les adjunto el artículo "Reflexionando (2)".
Muchas felicidades para ellos y saludos para todos, mi agradecimiento para cada uno que lea, tal vez les pueda servir.
Un fuerte abrazo en la Luz del Maestro Jesús.
Francisco
Link archivo:
REFLEXIONANDO (2)- Francisco Sosa Mandujano.doc
_____________________________________

Hermanas y hermanos en la Luz.
Les adjunto REFLEXIONANDO (3)
Un fuerte abrazo en la Luz del Maestro Jesús.
_____________________________________

Hermanas y hermanos en la Luz.
Nos falta muy poco para la reconxión de los tiempos, no bajemos la guardia a último momento. REFLEXIONANDO (4) sugiere unirnos en meditación de irradiación permanente, cada uno desde donde se encuentre y en el momento que cada cual trabaja.
Un fuerte abrazo en la Luz del Maestro Jesús.
_____________________________________

Hermanas y hermanos en la Luz.
Espero que este REFLEXIONANDO (5) pueda serles útil.
No es más que la comunicación del 28-12-1975, que me llega al alma.
Saludos fraternos y por vuestro intermedio a vuestras familias y a toda la familia Rahma.
Un fuerte abrazo en la Luz del Maestro Jesús.
Francisco
Link archivo:
REFLEXIONANDO (5)- Francisco Sosa Mandujano.doc
___________________________________

sábado, 3 de noviembre de 2012

El Maestro de la Túnica Blanca- Sixto Paz Wells


El Maestro de la Túnica Blanca

“Después de estas cosas tuve una visión, y vi una puerta abierta en el cielo, y la voz aquella primera que había oído como de trompeta, hablaba y, me decía: sube acá y te mostraré las cosas que han de suceder después de estas”
(Apocalipsis 4,1)

Fuimos caminando con Mardorx a las afueras de la ciudad, guiados en todo momento por la blanca canepla que se mantenía siempre a una distancia constante de nosotros. Íbamos por un camino ancho y empedrado que cruzaba la ciudad de un extremo a otro, acercándonos al pie de unos cerros no muy altos y alejándonos del grueso de los edificios, que sabemos —por lo que nos han dicho—, que se extienden a gran profundidad en el subsuelo. En el firmamento, aparecía ocupando gran parte del horizonte, el gigantesco y colorido planeta Júpiter. Mientras que al bajar la mirada, para ver por dónde iba, pude observar cómo se destacaba allí cerca, y delante de nosotros, una impresionante cúpula de un color blanco azulino, con destellos brillantes. Tenía en su parte superior lo que parecía ser el símbolo de una estrella de seis puntas. Era este edificio la sede transitoria de los 24 Ancianos o Consejo de la Galaxia, lugar al que había llegado en algunas otras ocasiones a través de los pasos interdimensionales. Recuerdo muy especialmente la de 1974, cuando varios de nosotros llegamos a estar delante mismo del Consejo, a través de un Xendra Gimbra.

La vereda terminaba en una rampa que ascendía hacia una inmensa y espectacular puerta, la cual se abrió a nuestro paso. Dentro, el colorido era alucinante. Había cantidad de salas y corredores que se multiplicaban y abrían en todas direcciones, pero el común denominador era la poca presencia de muebles. Seguimos nuestro camino hacia la derecha, y luego, más adelante, tomamos el lado izquierdo donde encontramos una rampa que ascendía formando una curva, con un pequeño escalón que se intercalaba cada tanto. Por ese lugar subimos hasta un salón donde había esculturas de metal, muchas de ellas representando mundos, sistemas y toda clase de estructuras estelares.

La esferita se nos había adelantado y se había ido al fondo de la estancia, donde apareció un hombre de cabello oscuro, vestido de blanco. De pronto, este personaje se detuvo a comunicarse con la canepla, y luego lo hizo con el guía, quien también avanzó ligero hasta ubicarse delante de él. Yo quedé rezagado y a la distancia, quizás a la espera de la autorización para acercarme. De pronto, aquella persona alzó su brazo y su mano, llamándome con voz fuerte y melodiosa.
—¡Acércate, querido amigo!...

Me fui aproximando hasta quedar delante de esta persona de mediana edad, delgada pero a la vez fuerte y un poco más alta que yo. Tenía él un aura de sabiduría antigua, e iba vestido con una túnica larga y suelta. Su pelo —como lo había percibido a la distancia—, era largo y oscuro, con una raya en el medio, poderosas entradas y frente amplia. Su tez lucía tostada, como la de los árabes actuales, con bigotes y barba tupida, partida en el medio, así como redondeada a los lados y en las puntas.

Ese rostro me resultaba familiar... mientras mi cuerpo se estremecía en su presencia.

— ¡Discúlpame Maestro! —me apresuré a decir sin poder ocultar la emoción—, pero ¿eres quien creo que eres?...

—¿Qué dice tu corazón?

— ¡Pues, mi corazón está a punto de estallar! —repliqué tartamudeando.

—No estás equivocado, y como ves, aún conservo las huellas de mi última estancia en la Tierra—. Dijo esto y me mostró sus manos. Al extenderlas, se retrajeron las mangas de su túnica dejándome ver unas terribles cicatrices de un color rosado anaranjado, como si fuesen ampollas de quemaduras más que huecos de clavos, ubicadas a la altura de las muñecas.

En ese instante, lo único que se me ocurrió hacer fue acercar temblorosamente mi mano derecha a la suya, y tocar con mis dedos su palma, la cual era dura y áspera pero muy cálida. De inmediato la retiré, porque entonces Él empezó a hablar.

—/Valió la pena...  —dijo, esbozando una sonrisa.

Su comentario produjo un lapso en mí. Me quedé en un profundo silencio y hasta pensativo. ¡No lo podía creer!... ¡Estaba delante del Maestro!... En 1987, durante mi tercer ingreso físico en una nave extraterrestre, cuando por primera vez los acompañaba físicamente en una nave a Morlen (Ganímedes), llegué a una de las ciudades de este satélite. Esa urbe era llamada “Confraternidad”, vivían alrededor de 12.000 personas de origen terrestre que fueron extraídas de nuestro mundo, en los últimos 300 años, rescatadas por los extraterrestres de lugares como el “Triángulo de las Bermudas” o el “Triángulo del Dragón” en el Pacifico, donde se abren cada cierto tiempo y por determinadas condiciones, puertas interdimensionales. Son Umbrales naturales que atrapan todo tipo de objetos metálicos, junto con sus tripulaciones. Allí estaban siendo preparadas para ser devueltas en pequeños grupos a nuestro mundo, a partir de Agosto de ese mismo año, para infiltrarse en nuestra sociedad y ayudar de esa manera a acelerar el gran cambio. También me dijeron en esa ocasión que ese año, según nuestro calendario, estaba regresando el Maestro a nuestra Galaxia, y específicamente a Morlen, con el fin de supervisar el proceso de la humanidad de la Tierra.

To
do ello se me vino a la cabeza, como una multitud de imágenes y recuerdos que atiborraban mi memoria. Cuando reaccioné dije:

—Perdón, no entendí. ¿Qué fue lo que valió la pena? —pregunté, sin recuperarme aún de la impresión.
—El darlo todo por amor en una existencia, porque con tal esfuerzo hoy el camino es más claro, abierto y accesible a todos.

—¿Pero fue en una o en varias? —inquirí, quizás con insolente curiosidad.

—¡La última fue la mejor aunque resultó la más dura!

Su respuesta fue un bálsamo para mí, porque la había dado con un especial sentido del humor. Había en Él una cordialidad tan especial y maravillosa, que sinceramente no me sentía digno de estar allí. Y hasta me avergoncé de haberlo tratado tan familiarmente y de haber indagado.

Él se dio cuenta de mi conflicto de emociones y pensamientos, y entonces, como dándome una mano espiritual me hizo una pregunta.

— ¿Qué te aflige mi amigo?

— ¡A tu lado me siento bien, y pareciera que nada importa, Señor! Pero en el mundo las cosas están difíciles... —respondí sin poder evitar una cuota de desaliento. Sentía que podía desahogarme en Él.

—Es una etapa difícil, es cierto ¡pero en la medida en que haya más gente entregada al servicio a los demás habrá más esperanza y amor en el mundo!, ¡eso es lo que cuenta!

— ¿Y para qué, Maestro? ¿En qué consistió realmente tu misión?... Durante estos años hemos escuchado muchas cosas de Ti, pero resultan incompletas —repliqué atropellando con mis pensamientos y mis preguntas desordenadas.

—Hubo un momento en que había que crear esa esperanza de la que te hablé. Se había llegado a una situación crítica en que parecía inviable construir un puente de luz de unión entre los tiempos y los universos. Había muchos seres que trataban de asegurar la supervivencia de la humanidad, y el cumplimiento de su labor, ayudando al ser humano a descubrir las expectativas cósmicas que pesan sobre él, pero la labor del acechador había sido muy grande, neutralizando este proceso de despertar y darse cuenta.

No faltaron quienes hasta llegaron a dudar de que la humanidad lo lograría ... Entonces, ¡yo me ofrecí para intentarlo! ¡Vine a unir las orillas¡ y a acercarlo que estaba alejado! ¡Pedí la oportunidad para tratar de vivir el amor hasta las últimas consecuencias y dar esperanza, poniendo lo mejor de mí al servicio del Plan!... Pero sin el apoyo del Padre, no hubiese podido...

En verdad te digo: vine a recordar qué es lo que se espera de nosotros y a aprender y enseñar el cómo, para que se haga, o por lo menos se intente...
—Tus palabras recogen muchos de los pensamientos que los Guías nos han transmitido en todo este tiempo. ¿Por qué es así?

—Ellos también están aprendiendo a ser buenos discípulos...

Observé en ese momento que, al hacer su último comentario, el Maestro dirigió una mirada benevolente y una sonrisa cariñosa hacia Mardorx.

— ¿Y cómo entonces? ¿Cómo podemos acercar lo que estaba distante? —volví a preguntar, retomando sus palabras.

— ¿Recuerdas cómo durante mi vida puse énfasis en las curaciones? Pues de eso se trata. Hay que sanar el alma de la humanidad a través del “amor en el perdón”... Mi misión fue enseñar que el amor es la fuerza más poderosa del universo, capaz de abrir impenetrables muros y enlazar abismos insondables; y que sí es posible vivir para amar, morir por amor y...

— ¿Resucitar en el amor...? —contribuí casi sin darme cuenta por seguir cada palabra de su hermosa enseñanza.

—En verdad así es, y la humanidad va a ser requerida en un gran esfuerzo de amor cuando sepa su naturaleza y origen. Allí va a tener que ser capaz de perdonar mucho, tanto a aquellos que permitieron que vinieran de afuera otros con actitudes equivocadas, como a los acechadores y a quienes estuvieron a su servicio saboteando el proceso. Pero si antes no se ha ejercitado ese “perdón” en lo diario y cotidiano, en lo prioritario y más cercano, fracasará la misión colectiva.

— ¡Entonces se confundió Tu mensaje! No entendieron lo que dijiste, ni lo que hiciste. Al final no valoraron la importancia del perdón como medio transformador, y por el contrario, creyeron que Tú ya lo habías hecho todo, y que bastaba con tenerte fe...

Cuán necesaria es en esta época la reconciliación de los seres humanos consigo mismos y con los demás. Pensaba para mis adentros... ¿Pero qué estaba diciendo yo? ¿Cómo podía ser que estuviese allí viviendo esa experiencia y dirigiéndome al Maestro de una forma tan sencilla y coloquial?... ¡Pero... sí, estaba allí y era real!

— ¡Yo soy el mensaje! ¡Y el mensaje fue mi vida! En lo que hay que tener fe es en el amor... —afirmó el Maestro, con mucha energía.

—Eso ya lo tengo claro... discúlpame Señor que cambie de tema, pero ¿por qué en los Evangelios dicen que Tú eres “el Señor del tiempo”?

— ¿No has aprendido bien la lección que te han enseñado los hermanos del espacio o es que me estás tomando la lección a mí?... —se sonrió, como cuando uno festeja una inocente travesura de un niño—. Con mi vida, lo que se logró fue acercar el tiempo que vive la humanidad con el tiempo en que se desenvuelve el universo, de donde llegaron aquellos que fueron llamados ángeles. Mi vida supuso un portal que se abrió, un puente que se tendió desde aquí hacia allá, y que ahora espera ser reencontrado y transitado... También había que elevar al ser humano por encima de su condición de “proyecto “, dignificándolo delante de los demás mundos y civilizaciones, logrando niveles nunca vistos que permitieron acercar nuestra existencia material y mental con el Universo Espiritual.

—Es complicado todo eso que los extraterrestres nos han venido diciendo, de que estamos viviendo en un tiempo alternativo que realmente no existe y que hay un tiempo real del universo que es el que sí existe. ¿Pero es que acaso el tiempo no es sólo una creación mental, una forma referencial? ¿Qué vendría a ser el tiempo entonces? (Ya para ese momento, estaba maravillado de tener la oportunidad de preguntar y ser esclarecido de la forma que lo estaba siendo. Por supuesto, estaba aprovechando la situación al máximo).

— ¡Ciertamente es complicado! — contestó el Maestro—. Y te lo voy a explicar como aquí lo enseñan a los niños, para que lo puedas unir con todo lo que te han dicho antes: el Tiempo es la Creación misma, pero es que después de la última creación hubo una creación alternativa o segunda creación, o llámale si deseas recreación, afectando los procesos originales. Un círculo tocando otro círculo.

— ¿Como un número ocho o el símbolo del infinito? —pregunté intrigado.

—Es cierto... —dijo el Maestro demostrando una paciencia infinita—. Después de que alcancé traspasar el umbral de la séptima dimensión, fue como un sello simbólico que se abrió, así como una realidad que se concretó, descorriéndose los velos del conocimiento que iluminarían las vidas de aquellos buscadores de la verdad, para que cada cual también lo intente. Estaba en la séptima dimensión conectando con el Universo Espiritual, pero a la vez podía desplazarme a voluntad hacia una octava dimensión, por cuanto fui considerado “Hijo de Dios” por derecho propio (mérito).

Una vez resucitado no podía permanecer aquí materialmente, pues ya pertenecía a otra realidad dimensional, aunque conservaba el cuerpo físico. Por ello tenía que ubicarme fuera de aquí para dar opción como para que cada uno hiciese su parte, y así cimentar el proceso de construcción del puente...

— ¿El de la reconexión cósmica, que permita integrar las dos realidades paralelas? —aporté impulsivamente.

— ¡Muy bien, la lección está aprendida!... ¡Y habrá entonces un nuevo tiempo, y una nueva tierra así como un nuevo ser humano! Esto significa una renovación total...

— ¿Y dónde has estado realmente todo este tiempo? —lancé mi consulta como queriendo complementar la información que tenía.

— ¡Bien lo sabes!... Porque ellos (los Guías) ya te lo habían comentado hace unos años. Pero veo que quieres una descripción más detallada del asunto.

Cuando una nave enviada por la Gran Hermandad Blanca del Universo me recogió de la Tierra, poco tiempo después de mi resurrección, fui llevado al espacio exterior. Primero llegué donde el Consejo de los Veinticuatro Ancianos de la Galaxia; después, seguí mi camino hacia el Centro del Universo Local y llegué al Consejo de los Nueve de Andrómeda, que me acogió hasta que el tiempo fuese cumplido para la humanidad de la Tierra. Luego, hace poco, volvía la Vía Láctea y al interior del Sistema Solar, encontrándome como ves actualmente en este lugar y muy cerca de regresar al mundo.

Ahora te pregunto yo a ti y todos a través de ti a la humanidad: ¿dónde han estado todo este tiempo?
¡Ay caramba!..., ahora me encontraba en problemas, porque no sabía qué responderle. Yo era un ser humano insignificante, ¿qué podía contestarle?

—Supongo que buscando, Señor... Buscando en todas partes -contesté como sintiéndome atrapado y sin salida, condenado a un irremediable tirón de orejas.

—No busquen fuera de la gente ni fuera de ustedes... Con los demás está su misión...

Nuevamente su comentario me llenaba como alimento el espíritu. Y sin poder controlar mi inquietud continué con mi andanada de preguntas.

— ¿Y por qué estás aquí Maestro? —aunque tenía una idea, quería escuchar su versión.

—La puerta de conexión del Sistema Solar con el Universo en el Tiempo Real está en esta zona (las lunas de Júpiter) y no falta mucho para que la humanidad se percate de su existencia.

La respuesta me dejó pasmado. Estaba sorprendido por lo que me dijo.

— ¿Cuándo será el día en que se sepan y se cumplan estas cosas? —seguí sonsacando sin parar.

—Ya se está acercando, los acontecimientos así lo manifiestan. Por ello estoy cada vez más próximo... —enfatizó el Maestro.

De pronto irrumpió Mardorx, aprovechando que el Maestro hizo un silencio y lo había mirado como con complicidad, esperando que dijera algo y no fuera un convidado de piedra.

—Mas, son ustedes los que lo están acercando, desde el momento en que se va produciendo un proceso de definición colectivo del ser humano. Porque si crecen en conciencia descubrirán que tienen una labor para con ustedes mismos y otra para con los demás.

— ¡Ciertamente!... —dijo el Maestro, celebrando al Guía presente—. El momento actual los está invitando a asumir su lugar en la fiesta del cambio. No se resistan a ser felices y a celebrar.

—Perdón por la consulta, pero ¿qué ha sido de tus apóstoles? En la actualidad, como parte de los delirios y desequilibrios de los egos, hay cantidad de gente en la Tierra que se cree la encarnación o reencarnación de tus primeros seguidores.

— ¡Tú lo sabes, también te fue dicho! Pero se ve que quieres que yo mismo te lo confirme... Muchos de mis apóstoles que se identificaron con el proceso, sellaron su propia cristificaci6n, según el grado de conciencia y compromiso, muriendo por amor. Y por ello, no volvieron a encarnar en la Tierra, sino que lo han hecho en planetas superiores, siendo ahora parte de las jerarquías extraterrestres que vienen solidariamente a colaborar. ¿O es que acaso no les dije “que les prepararía un lugar allí donde yo iba’?

—Pero, Señor ¿por qué tiene que ser a través de un camino de sufrimiento? ¿No es como pedirle a la gente que sea resignada, conformista o hasta masoquista?

— ¿Por qué se templa el metal en la fragua con golpes de martillo? ¿Por qué los cristales en las rocas se forman a partir de grandes presiones? ¿Por qué el sufrimiento y el dolor de una madre que está pariendo? ¿Por qué se ama tanto lo que más nos cuesta lograr? Dios no desea el sufrimiento de nadie, pero tampoco puede impedir el aprendizaje.

El dolor y el sufrimiento son parte de una dinámica universal de crecimiento en conciencia. Constituyen ambos, parte de un mecanismo mediante el cual interactúan las leyes que dirigen la evolución en el universo material. Y siendo sus opuestos el gozo y la plenitud el dolor y el sufrimiento son llaves para el conocimiento y el reconocimiento de muchas cosas.

El camino es un eterno aprendizaje en el amor, y en el servicio. Aunque trasciendan el sufrimiento en ustedes mismos siempre habrá otros que lo vivan, por lo que podrán seguir creciendo como seres humanos, al conmoverse y solidarizarse con los demás. El sufrimiento inspira compasión, y esa es la prueba en la que se crece. Cuanto más conscientes sean, menos sufrimiento vivirán en ustedes mismos, pero no dejarán de sentir el dolor ajeno, porque ello les permitirá seguir amando. No se apeguen a la formas, para que puedan cultivar la paz interior, y así sus vidas serán una señal de fortaleza y coraje para el mundo y otros muchos, como una luz de esperanza al final del camino.

— ¿Pero, no podría ser de otra manera? ¿Por qué tener que luchar y enfrentar; sufrir y llorar; crecer y sentir dolor?—. De un momento a otro me embargó una sensación de tristeza. Por una parte, las respuestas me resultaban claras, pero por otro lado había una suerte de rebeldía en mí.

—El universo fue creado perfecto, pero como una semilla... La semilla es perfecta en sí misma, pero no puede quedar igual para siempre, tiene que cambiar; transformarse en planta, dar frutos y generar otras plantas.

El universo aun sendo perfecto, evoluciona, cambia, innova, mejora y sobre la marcha, se adapta y se corrige. Los seres humanos tenemos que ser agentes de nuevas y profundas transformaciones. Podemos y debemos perfeccionar lo perfecto, sugiriendo e implementando nuevas formas y alternativas que le devuelvan la capacidad de transformación y cambio al universo; pero esto ha de hacerse desde la esencia misma y en contacto con ella.

La vida es una experiencia de aprendizaje en el cambio, y las transformaciones siempre arrastran consigo algún tipo de violencia.

— ¿Y por qué todo esto? Perdóname Señor, pero pienso que esta es una oportunidad única como para interrogarte sobre aquellas cosas que todos hubiéramos querido siempre preguntarte. Han sido dos mil años y la humanidad no ha progresado en esencia. Su espiritualidad es superficial, inclinándose siempre a ser sectaria, fanática e inconsecuente. ¡Quizás hasta hemos involucionado!

—Muchos han reaccionado, y todos ellos son motivo de esperanza e inspiración para los demás... dijo el Maestro mirándome con ternura y aportándome paz con su mirada.

— ¡Pero son pocos en relación con el colectivo! ¿Qué va a pasar con la mayoría? —pregunté con cierta angustia.

—Bueno... ya llegó entonces el tiempo en que quedará claro el porqué y el para qué de todo este largo peregrinaje. Ahora ha de cumplirse lo que tiene que ocurrir, y para lo que ustedes han colaborado. También es el momento como para que no se dé aquello que se trató de evitar.

El tiempo que ha transcurrido ha tenido su razón de ser; y al haber sido difícil, ello nos garantiza la calidad e importancia de la misión del ser humano en este mundo.

Aquellos que como tú están contactados con otras realidades, actúan hoy como una suerte de profetas del nuevo tiempo, y por ello, no deben dejarse arrastrar por el desaliento, la apatía o el pesimismo; por el contrario, miren a su alrededor y verán un terreno fértil donde arar. Verán que nunca antes como ahora, hay más sed de vida y hambre de amor siendo muchos los corazones mentes y almas dispuestos a dar lo mejor de sí para lograrlo. Requieren todos ellos una guía, una orientación; alguien que como ellos lo trate de conseguir y esté dispuesto a enseñarlo viviéndolo en sí mismo. Y es que falta tan poco, que en esta etapa se requiere que haya quienes desde el mismo colectivo humano alienten y estimulen a unirse a la distancia, en una misma intención, a todos aquellos capaces de actuar de una forma práctica, y que ya vienen aportando el valioso tesoro de sus meditaciones y oraciones.

Ciertamente ha sido un largo peregrinaje de miles de años para el ser humano, de millones de años para el universo; pero de pocos segundos a escala cósmica para que se llegue a terminar de aprender y hoy se pueda enseñar.

¡Yo lo hice, y muchos lo están haciendo también!

— ¡Entonces, no lo estamos haciendo tan mal! —al hacer este comentario, mi estado de ánimo nuevamente empezaba a cambiar.

—No lo están haciendo mal, pero podrían hacerlo.

—el Maestro dijo esto, tomándose ligeramente serio.

—Qué es lo que a fin de cuentas no tiene que ocurrir?

Planteé esta pregunta por aspectos que no había entendido de lo que anteriormente le había escuchado.

—El fin violento y cruel... la destrucción indiscriminada de todo el planeta...

— ¿Pero no han sido suficientemente crueles todas las guerras, pestes y enfermedades? Señor, sé que en tus tiempos no era mejor, pero hasta la semilla que dejaste se contaminó—. En ese momento se me cruzaron por la mente las imágenes más terribles que el egoísmo inhumano ha producido...Y experimenté un profundo dolor en mi corazón, que me hizo sentir más que triste.

—La semilla cayó en distintos terrenos, y si bien es cierto que una parte significativa se contaminó por libre opción o por falta de fuerza, hay otra parte que sí ha dado buen resultado. Y es más de lo que pueden imaginarse. Pero aun la mala semilla transformada en planta, al ser consumida por el fuego purificador de los cambios, se recicla, vuelve a la tierra y la fortalece.
Como bien saben, yo no be sido el único mensajero ni el único sembrador. Ha habido muchas buenas cosechas a lo largo de la vida humana, consecuencia de la buena siembra de muchos eficientes obreros. Hoy hay semilla seleccionada que está aguardando que el campo termine de ser preparado.

Cuando me tocó sembrar, les enseñé que había dentro de cada uno un poder y una sabiduría a la que debían despertar, y que Dios mismo la ha colocado dentro de nuestras mentes y corazones como un don, para que seamos un reflejo consciente de Él. Ahora deben despertarla, aplicándola con fe para asegurar la transición definitiva del mundo y de la humanidad hacia un nuevo estado. Para que pasen rápidamente de la siembra a la cosecha...

Había podido apreciar que en sus últimos comentarios, el Maestro había recuperado la alegría, contagiándomela. En ese momento, el Guía Mardorx, no queriendo interrumpir demasiado bruscamente la conversación, intervino de nuevo, diciendo:

— ¡Para esto se los preparó a lo largo de muchas encarnaciones, y nunca antes como ahora tienen en sus manos la posibilidad de sellar con éxito lo empezado!

— ¡Hasta hace poco conocían en parte!... —retomó la conversación el Maestro, de una forma enérgica—, pero ya es momento de madurez, como para que conozcan más profundamente el porqué de las cosas. Porque nada acontece en vano ni porque sí. El crisol donde se ha ido formando y purificando la humanidad ha sido fuerte. Por ello, cuando lleguen a dominar las leyes que todo lo regulan, no serán nunca más arrastrados por la indiferencia ni la negatividad, sino que más bien se sentirán conminados a una entrega mayor, en un servicio más compro metido

Los demás serán el motivo de la existencia de ustedes, como lo ha sido para mí; y la recompensa serán la paz y la verdadera felicidad que se alcanza al saber darle sentido a la vida...

Con todo lo último que había escuchado, mi ánimo nuevamente se había fortalecido, por lo que me decidí a volver a preguntar:

— ¿Cuándo veremos las señales definitivas del cambio positivo?

—Ya se han venido dando... ¡Ustedes mismos son parte de esa señal... sólo que están demasiado ansiosos, a la vez que demasiado atentos a aquellas otras señales que apropósito son difundidas, manipuladas y exageradas como para confundirlos y desanimarlos.

—Aunque la pregunta sea algo tardía, quisiera saber ¿por qué estoy aquí? Si no merezco nada de esto, ¿por qué se me ha concedido esta oportunidad y privilegio?

—Porque te ubicaste al margen de las estructuras de las instituciones religiosas; políticas, filosóficas, manteniendo una férrea voluntad de universalismo, representando a todos y a nadie en especial, estando con todos por igual... Y porque al asumir la actitud correcta en el amor, a través de ti y de muchos como tú llegaremos a los corazones y las mentes de grandes mayorías que se encuentran frustradas, decepcionadas y confundidas.

— ¿Qué debo hacer ahora? -dije, sintiendo que mi pecho estallaba.
— ¡Ve y haz lo que debes hacer!... Y comparte con todos el mensaje de amor en el perdón y en el cambio, dando siempre el énfasis y la importancia a la esencia y no a la forma.

— ¡Es tiempo de que regreses al Xendra! —se apresuró a decir el Guía Mardorx.

— ¡Maestro, no te demores en volver! —le dije, mirándole á sus ojos, con palabras que se me atoraban en la garganta.

—Ahora no depende de mí ni del Padre-Madre. Depende única y exclusivamente de ustedes, porque no voy a volver para juzgar a nadie sino a participar de una evaluación final, que quedará a cargo de la propia humanidad. Yo mismo les enseñé a que no juzgaran... Más bien no se demoren en darse cuenta y culminar lo que deben hacer.

¡Ve en Paz!...

Los largos dedos de la mano de Mardorx se posaron en mi hombro, me hicieron girar y me condujeron hacia la rampa. Volví entonces el rostro para darle una última mirada a aquel
campeón de la espiritualidad, observando que también Él se iba alejando hacia el fondo de la sala.

Fui conducido hacia el exterior de aquel gigantesco domo que, como dije antes, es sede actual del Consejo que representa a todos los mundos más evolucionados de nuestra galaxia.

Al salir, tenía la mirada puesta al frente. No me animé a hacer mayor comentario con Mardorx, porque aún estaba meditando una a una las palabras del Maestro y no quería olvidar nada. Al salir, la atmósfera cambiaba y aparecía deslumbrante la ciudad Cristal de Morlen y aquel extraño firmamento... Cruzamos andando de extremo a extremo la población hasta las afueras de la ciudad, donde se encontraba aquella media luna radiante de energía, que era el portal que me trajo y que ahora me regresaba. Entonces, el Guía se despidió de mí, tocándome una vez más los hombros con sus manos, y me dijo:

— ¡Vuelve ahora porque ya es tiempo de que te reúnas con todo el resto! No olvides cuán importante es que no descuiden la responsabilidad que tienen entre manos y el momento extraordinario que están viviendo, que les permitirá que todo lo que hagan, piensen y deseen se materialice para bien de todos. Las puertas de la Hermandad Blanca de la Tierra han sido abiertas para que desde sus predios puedan hacer su labor y cumplir sus objetivos. ¡Esa es la razón de sus viajes a los Retiros! Además es un privilegio que les concede la vida, el ser capaces de tanto si aprovechan la oportunidad para crecer y crear un futuro distinto.

¡Amor y paz, Tell-Elam!

—  ¡Amor y paz! —respondí yo, mientras entraba en el vórtice de energía que me llevaría de regreso a Quintero, en Chile.

La noche estaba fría al pie de la laguna, cuando me hallé a mí mismo caminando... La experiencia había producido en mí una paz indescriptible, por lo cual me fui hacia la orilla de la laguna y me senté a meditar, agradeciendo desde mi interior, todo lo vivido. Estaba ensimismado cuando llegaron al lugar Carmen y Elvis, interrumpiendo mi silencio, y preguntándome si había podido ubicar el Xendra. Les dije que sí y les señalé los árboles, por lo cual rápidamente se encaminaron ambos hacia allá. Al rato regresaron muy emocionados, por cuanto Elvis había visto la energía y al ingresar en ella, se había sentido como absorbido por un remolino de luz, observando a la distancia como un planeta de color violeta. La sensación de temor frente a lo desconocido fue tan fuerte, que se arrepintió y bruscamente salió del Umbral. Aproveché entonces para contarles algo de lo que me había tocado vivir sin haberlo buscado yo. Ellos quedaron sorprendidos.

Poco después fueron llegando uno a uno los convocados, que se hallaban repartidos en una extensa zona. Una vez reunidos, nos marchamos de regreso al campamento, con la intención de hacer los comentarios junto con los demás. Aunque por ser tan tarde y faltar pocas horas para que amaneciera, muchos se fueron directamente a dormir.

Aquella madrugada del 22 de marzo de 1998 quedaría como un recuerdo imborrable en mi vida, y requeriría dos años poder asimilarla y plasmarla por escrito.

El domingo por la mañana, mientras compartíamos la experiencia vivida en el Xendra y nos preparábamos para terminar el encuentro, alguien pidió que miráramos todos al cielo, y allí observamos una enorme equis en un cielo despejado, exactamente arriba de nosotros, como formada por unas caprichosas y solitarias nubes.

Fue interesante escuchar el testimonio de Oscar Jaar y su esposa Guisela, de Chile, quienes narraron la experiencia que les tocó vivir, según sus propias palabras:

Era la última noche que estábamos en el encuentro y recibimos de los Guías, que debíamos ir a buscar un Xendra no más de catorce personas, las mismas que Sixto identificó. Salimos los catorce en busca de la Puerta Dimensional que, supuestamente, ya estaría formada, cruzando un arroyo y dirigiéndonos hacia la loma donde el día anterior algunos habíamos recibido los Cristales de Cesio.

Empezamos a caminar en dirección hacia la Cordillera de la Costa, bajo una Luna llena que nos alumbraba la marcha. Yo iba adelante buscando el lugar y tratando de percibir por mí mismo, sin guiarme por Sixto, para no dejarme influir. De pronto, cuando habíamos caminado unos trescientos metros, empiezo a ver delante de mí mi sombra (lo extraño era que la Luna estaba frente a nosotros, lo que hacía imposible que mi sombra estuviese adelante). Luego, veo dos figuras humanas luminosas, como doradas. Se lo comenté a Sixto, y después de haber caminado un poco más, nos dijo que nos volviéramos.

Nos dimos la vuelta y entonces le comenté que podríamos detenernos a visualizar dónde estaba la concentración de energía, mientras miraba al cielo, tratando de encontrar una señal.

Llegamos a la orilla de la laguna y Sixto nos dijo que nos separáramos y nos volviéramos a encontrar en una hora. Eran las 2:20 a.m.

Salí en dirección al Este, siempre buscando el Xendra. Y cuando había caminado cerca de doscientos metros, nuevamente me encontré las dos formas lumínicas de un color blanco azulado; una a mi izquierda y otra a mi derecha. En un principio, por mi formación científica, pensaba que podía ser un reflejo del rocío en mi cortaviento, pero luego me di cuenta de que sólo lo había percibido unos cincuenta metros antes de detenerme.

De pronto sentí que no debía seguir caminando, y dejé de ver a esos dos seres; pero visualicé que detrás de mí había alguien muy alto, quizás de unos tres metros, con espalda ancha y cabeza redonda. Al girar para buscarlo, no lo encontré. Luego observé como a unos sesenta metros de distancia enfrente de mí, a alguien que se acercaba y me di cuenta de que era Guisela. Al llegar a mi lado, le indiqué que a mi izquierda estaba contemplando una luminosidad que se movía en el suelo y que yo entendí como una acumulación de energía. Guisela entonces se dirigió hacia allá. Yo me acerqué unos metros, pero no tanto como lo que avanzó ella. Giré hacia el sur y miré el cielo, que estaba completamente despejado y vi una esfera de unos 35  cm de diámetro, de color magenta, que envió un haz de luz cilíndrico hacia mi cabeza. Pude ver a través de su centro, pero después no recuerdo más de ese momento.

Al ratito llegó Guisela y me contó que había vivido una experiencia importante, por cuanto al haberse alejado siguiendo la luz en el suelo, esta se desplazó hacia el Norte, hasta detenerse en un punto sobre el cual cayó un haz de luz blanca que iluminó en su interior la figura de un ser de unos dos metros de altura, calvo, de piel cobriza, de boca recta, hombros rectos y angostos, vestido con un traje blanco muy ceñido al cuerpo y botas blancas. La figura y los colores eran tan nítidos, que parecía estar físicamente allí. Guisela se paró a unos dos metros de él y quiso avanzar, pero el ser la detuvo, diciéndole que previamente positivizara sus chakras. Ella obedeció y cuando estaba iluminando el chakra de la garganta, con voz autoritaria le dijo que avanzara hacia él, quedando a escasos 50 cm de distancia de su cuerpo. En ese instante descendió un nuevo haz de luz blanco, pero esta vez de 1,5 m de diámetro y apareció otro ser, ahora femenino y bajito, como de 1,4 m de altura, rubia, de ojos verdes, que tenía en su mano derecha los dedos cubiertos (los cinco), como con unos dedales negros que en su punta eran de color verde. Ella se quedó observando a Guisela de cerca, con curiosidad, mientras pasaba su mano y sus dedos perpendicularmente al cuerpo, moviéndola verticalmente frente a ella.

Mientras este ser femenino examinaba a Guisela, el guía comenzó a hablarle diciéndole: —Para contactarse con los maestros de la Hermandad Blanca, es necesario estar relajado, mentalmente descansado y saber guardar silencio”... Entonces, proyectó como en una pantalla que apareció enfrente de ella, de unos 50 x 50 cm, la imagen de un maestro que tenía una capa magenta como la del Papa y un gorro extraño. Desapareció la pantalla y continuó hablando: —Cuando los 24 se reúnan con el Maestro Jesús, no será por medio de un Xendra...

Guísela sabía que se refería a los 24 que tienen que recibir el Libro de los de las Vestiduras Blancas (historia de la humanidad y de las civilizaciones que aquí han intervenido).

El Guía retrocedió un paso. Saliendo del cilindro de luz desapareció, elevándose luego el cilindro junto con el ser femenino. Luego Guisela se volvió y se acercó a mí. Eran las 2:45 a.m., cuando le dije entonces que esperáramos hasta las 3 a.m. para volver. Fue allí cuando apareció delante de mí, a unos diez metros, un anillo dorado girando sobre su eje; y sobre él, un triángulo azul con un círculo en el interior. Se lo comenté a mi compañera y ella me dijo que veía sobre mi cabeza, una pirámide azul. En ese momento recordé un sueño en el que aparecía Sixto. Fue hace ya un tiempo. Él tenía un reloj que llamaba la atención y yo lo comparaba con el mío, como si se comparasen más que relojes, tiempos diferentes.

La energía era tan fuerte en el ambiente que me senté en el suelo y apoyé mi cabeza entre las rodillas, y al levantarla no sabía dónde me encontraba. Le pregunté entonces a Guisela: ¿dónde estamos? Ella me contestó, si yo estaba bromeando, por lo que volví a preguntarle y ella me contestó que en Chile. En ese instante observé que a mi alrededor y al girar la cabeza, veía las imágenes, cuadro por cuadro. Pregunté a continuación: ¿En qué parte de Chile?. Y ella me respondió que en Quintero.

Luego nos volvimos a reunir con el grupo, llegando algo atrasados porque faltábamos nosotros y Carlitos. Sixto —visiblemente emocionado—, aprovechó para consultarnos lo que habíamos vivido. Guisela contó su experiencia y Sixto nos contó que había estado con el mismo ser y que se llamaba Mardorx de Xilox.

Al término del Encuentro, ya en nuestra casa, llamamos a Vicky Beer, de Tijuana (México), y ella nos narró muy entusiasmada, la experiencia que tuvo la misma noche del Xendra y a la misma hora, según la correspondencia horaria. Ella había entrado en su estudio, donde está la computadora, para revisar su e-mail, y en el momento en que se sentó frente a ella, vio un resplandor violeta en el centro de la habitación. Pensó que era un mensaje de que debía apoyar a los grupos de Chile y decidió sentarse a meditar ahí. Apenas cerró los ojos, vio descender un haz de luz blanco sobre ella y se sintió elevada a toda velocidad hacia una nave, donde se vio en una habitación completamente blanca y frente a ella un ser exactamente igual al que describió Guisela y que Sixto identificó como Mardorx. Ella recuerda que este ser le habló durante largo tiempo. Y cuando regresó de la experiencia, estaba completamente helada. Había pasado una hora y no recordaba lo que le dijeron, pero sabía que era una experiencia real.

En una meditación en casa, el 13 de abril de 1998, me explicaron que la experiencia vivida el 22 de marzo, simbolizaba que los dos tiempos se habían unido, y que esto lo habían realizado Seres del Universo Espiritual, explicándome que si el anillo giraba de izquierda a derecha, significaba que estábamos volviendo al punto de origen, y que el triángulo simbolizaba el Universo Espiritual. Al terminar la meditación, confirmé que el mismo ser que me habló a mí, le había transmitido un mensaje a Guisela, diciéndole que la puerta 14 está en nuestro interior y que la Estrella de la Misión Rama es la Puerta 14, y nosotros somos los guardianes del Real Tiempo y del Real Templo.

El año 1998 todavía guardaba algunas otras sorpresas, como fue el hallazgo de ozono en Ganímedes. De acuerdo con las informaciones que salieron en los periódicos, el telescopio espacial “Hubble” exploró el satélite de Júpiter y encontró huellas de un espectro de ozono, según informó Keith Noll, del Space Telescope Science Institute de Baltimore, Maryland. Anteriormente había detectado una diminuta atmósfera de oxígeno en la luna Europa.

“El ozono, que protege la vida en nuestro mundo de las radiaciones dañinas, está siendo producido en Ganímedes. La cantidad detectada es pequeña en comparación con los estándares de la Tierra. El total es sólo una diminuta fracción (entre el 1 y el 10 por ciento) de la cantidad de ozono destruido cada invierno en el agujero de ozono de la Antártida.

Contrar
io a la producción de ozono en la atmósfera de nuestro planeta, el ozono de la luna jupiteriana se produce por partículas cargadas atrapadas en el poderoso campo magnético de Júpiter (tal como el cinturón de radiación de Van Allen en la Tierra).


La rotación de Júpiter, de 9 horas y 59 minutos, arrastra estas partículas a una tremenda velocidad que sobrepasa el lento movimiento de Ganímedes, de modo que llueven sobre la superficie.

Las partículas cargadas penetran la helada superficie y es donde se rompen en moléculas de agua, pero los pasos exactos que sigue a la producción de ozono todavía no son entendidos completamente, de acuerdo con Noll.”

Los viajes y las actividades diversas con los grupos en el mundo continuaron, y con ellos la recepción de nuevos mensajes como los que a continuación transcribo, que considero significativos por cuanto también hacían referencia a lo que sería el año 1999.


(Sixto Paz Wells) - Fragmento extraído del libro " una Insólita Invitación "